DAVID HOGGAN-AFIRMACIONES Y OPINIONES DE LOS NEGACIONISTAS

DAVIS HOGGAN

Un prominente precursor del negacionismo fue el historiador David Hoggan, quien escribió en 1969 uno de sus primeros libros donde negaba el Holocausto titulado: The Myth of the Six Million (El mito de los seis millones), y el cual fue publicado por la Noontide Press, una pequeña editora especializada en literatura antisemita.14 Hoggan se convirtió en uno de las primeras personalidades connotadas del negacionismo, ya que él contaba con varios profesorados universitarios.

FUENTE: http://es.wikipedia.org/wiki/Negacionismo_del_Holocausto

EL INFORME LEUCHTER

Artículo principal: Informe Leuchter.

El Informe Leuchter es el nombre por el cual se conoce a una investigación pericial fraudulenta realizada en 1988 por el norteamericano Frederick A. (Fred) Leuchter, Jr., que decía ser especialista en el diseño y construcción de equipos para ejecución en las cárceles de Estados Unidos, aunque posteriormente se demostró que carecía de conocimiento alguno sobre cámaras de gas, y fue procesado por ejercer ingeniería sin licencia alguna. El informe fue realizado con el propósito de defender judicialmente a Ernst Zündel, procesado por los cargos de negación del Holocausto y de fomentar el odio racial.

Este documento ha sido la principal herramienta del negacionismo para respaldar su opinión de que en los campos de Auschwitz I, Auschwitz-Birkenau, y Majdanek no existieron cámaras de gas destinadas a la ejecución en masa.

Zündel contrató los servicios de Leuchter en 1988 a cambio de 35 000 dólares, quien se desplazó a Polonia para recoger muestras y tomar imágenes. Sirviéndose de un martillo y un cincel, extrajo sin permiso trozos de pared y de suelo de las cámaras de exterminio y de desinsectación. Las muestras obtenidas de forma subrepticia fueron llevadas a EE.UU. y entregadas al laboratorio dirigido por el químico estadounidense James Roth, sin ser informado de dónde procedían las muestras, sólo que se trataba de un análisis pericial para un juicio.

El informe químico del laboratorio de Roth determinó que las muestras de argamasa extraídas de las cámaras de desinsectación contenían un alto contenido de cianuro y que en cambio las de exterminio contenían un rastro nulo o ínfimo de cianuro. Estos resultados fueron presentados como la ratificación material de sus creencias sobre la inexistencia de las cámaras de exterminio.

Sin embargo, con posterioridad, en una entrevista, el Dr. Roth indicó que el cianuro habría formado una capa extremadamente fina en las paredes, de un grosor de la décima parte de un pelo humano. Leuchter había tomado muestras de un grosor indeterminado y variable. No informado de esto, Roth había pulverizado las muestras enteras, diluyendo drásticamente la capa de cianuro que contenía cada muestra con una cantidad indeterminada de ladrillo, que variaba para cada muestra. Para explicar lo poco fiable de su análisis, Roth ofreció la analogía de que los resultados eran como centrarse en la madera cuando lo que se necesita es analizar la pintura.

A partir del análisis de laboratorio de Roth, Leuchter escribió el informe pericial que le encargó Zündel, concluyendo que “no existieron cámaras de gas para ejecuciones en ninguno de los tres campos, que las cámaras de gas ahí encontradas no podrían haber funcionado nunca para realizar ejecuciones y que únicamente servían para la fumigación de parásitos“.

Aunque el testimonio oral de Leuchter fue aceptado en el juicio de Zündel, el informe pericial fue rechazado por el Tribunal por su ausencia de acreditación profesional. En octubre de 1990, un tribunal de Massachussets procesó criminalmente a Leuchter por ejercer como ingeniero sin tener licencia. Se supo que no sólo no tenía licencia, sino que no tenía ningún estudio relacionado con la ingeniería ni ninguna otra acreditación profesional, solo un BA en Historia, que acabó en 1964. Admitió no tener ninguna formación ni experiencia en toxicología, biología o química. Se descubrió también que, aunque tenía cierta experiencia en sillas eléctricas e inyecciones letales, no tenía conocimiento alguno sobre cámaras de gas, tal y como había afirmado antes.

Pese a quedar totalmente desacreditado, el informe tuvo gran difusión entre los negacionistas, que creyeron encontrar el respaldo definitivo de sus creencias. Sus críticos, sin embargo, afirmaron la imposibilidad de detectar cianuro cincuenta años después con su método (los análisis que se hicieron al finalizar la guerra sobre los conductos de ventilación evidenciaban cantidades significativas de cianuro), sobre muestras supuestamente obtenidas de cámaras que habían sido derruidas por los nazis y parcialmente reconstruidas después. Leuchter desconocía qué parte había sido reconstruida, por lo que no pudo acreditar si las muestras correspondían a las cámaras de gas originales.

Afirmaciones y opiniones de los negacionistas

Las tres afirmaciones básicas de los negacionistas son:[cita requerida]

  • No habría una política oficial, un plan o una intención clara para el exterminio de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.
  • No habrían muerto seis millones de judíos durante la guerra: esta sería una cifra tremendamente exagerada que no correspondería con la realidad. Dudan que hubiesen muerto más de 800.000 personas en los campos de concentración, de entre las cuales aproximadamente 300.000 serían judíos.15 Aunque la cifra de algo más de 6.000.000 de asesinatos está ampliamente documentada, entre otros, con el famoso Informe Korherr, realizado por Richard Korherr, estadístico en jefe de las SS, cita el número de pérdidas judías como mayor a los 2.454.00016 17 solamente hacia fines de 1942, sin contar las muertes por causa de las duras condiciones en los guetos y en los campos de concentración.
  • No habrían existido cámaras de gas en los campos de concentración. (No se refieren aquí a las cámaras usadas en la desinsectación para la ropa, colchones, etc. cuya existencia es incuestionable, sino a las cámaras hechas, específica y funcionalmente con el propósito de asesinar personas).

Entre otras afirmaciones se incluyen las siguientes:[cita requerida]

  • La población judía en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial no era de 9.500.000 judíos sino que sería menor a los cuatro millones, de los cuales aproximadamente un millón emigraron hacia lugares como Palestina, Estados Unidos, Argentina, Canadá, etc. y más de dos millones emigraron a la Unión Soviética, y sólo 300.000, aproximadamente, murieron en los campos de concentración.
  • El constante bombardeo aliado causó rupturas a carreteras, puentes y vías férreas, las cuales suministraban alimentos y medicamentos a los diversos campos de trabajo, por esa razón la inanición y las epidemias de tifus exantemático transmitido por el piojo habrían sido los factores decisivos para las bajas de judíos, no judíos y alemanes, sin incluir la vejez y la muerte natural.
  • No habría existido, o al menos no se conserva, ningún documento nazi que ordene, decrete o manifieste el asesinato en masa por parte de éstos, o que mencione siquiera las cámaras de gas.18
  • La “Solución Final al problema judío” no habría significado la decisión de exterminar al pueblo judío, sino su desplazamiento y reubicación en la isla de Madagascar,19 y posteriormente en el este de Europa para el nuevo asentamiento del Estado de Israel.Véase: Plan Madagascar.
  • El Holocausto sería un mito creado inicialmente por los Aliados para satanizar a los alemanes. Los judíos habrían difundido este mito como parte de un complot con la intención de permitir la creación de un hogar nacional judío en Palestina y para continuar apoyando actualmente al Estado de Israel.
  • Las principales pruebas del genocidio se fundamentarían en testimonios y no en pruebas materiales que demuestren el asesinato en masa.
  • Las evidencias materiales, como fotografías o el Diario de Ana Frank, habrían sido falsificaciones.
  • Los testimonios de los sobrevivientes estarían llenos de errores e inconsistencias por lo que no serían fiables.
  • Las confesiones nazis sobre crímenes de guerra, como la de Rudolf Höss en los Juicios de Nüremberg, habrían sido extraídas bajo tortura.
  • El trato de los nazis hacia los judíos no habría sido diferente al trato que daban los aliados a sus enemigos en la guerra.
  • Adolfo Hitler y el nazismo serían inocentes, al menos, del crimen de genocidio contra el pueblo judío.

No niegan, sin embargo, la persecución de los judíos y otros grupos bajo el régimen de Hitler, la privación de los derechos de los que gozaban, su separación y deportación a campos de concentración, ni su consecuente padecimiento y muerte por epidemias, incluso la ejecución de algunos judíos y no judíos, bien sea esto por la penalización contra prisioneros que efectuaron actos considerados graves dentro de los campos, o bien simplemente por abuso injusto por parte de algunos oficiales.[cita requerida]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s