Noviembre de 1947

Noviembre de 1947

Judíos danzando en Hasenecke, Alemania, después de la resolución en las Naciones Unidas de establecer de un Estado judío en Eretz Israel

Fotografía tomada en el campo de personas desplazadas de Hasenecke, cerca de Kassel en Alemania en noviembre de 1947, después de haberse conocido la decisión tomada en la Asambles General de las Naciones Unidas acerca del establecimiento de un Estado judío.

En Hasenecke funcionaba una escuela en la que estudiaban docenas de niños y adolescentes. En el campo se habilitó una sinagoga y los refugiados judíos pudieron celebrar nuevamente las festividades. También se realizaban ceremonias conmemorativas a individuos y comunidades, y se celebraban matrimonios. De cuando en cuando se ejecutaban conciertos y otras actividades culturales.
Funcionarios del Joint Distribution Committee llegaron al campo, establecieron contactos con los judíos refugiados, los alentaron y organizaron actividades culturales en su beneficio.

Sin embargo no todos los sobrevivientes que llegaron a Hasenecke tienen memorias positivas del lugar. Lela (Klara) Weintraub relata sobre la vida diaria en el campo de desplazados:

“El primer vistazo al campo fue casi suficiente para que queramos dar la vuelta al camión y regresar a Polonia. Alambres de púas rodeaban el campo, y guardias con reflectores oteaban el terreno a lo largo y a lo ancho. Adentro había docenas de edificaciones largas de madera con techos de metal ondulado. El lugar nos recordaba al campo de Janowska, y todos temíamos que nos pusieran a trabajar como en aquél. Estabamos invadidos por la hostilidad y el temor. Parecía que todo comenzaba de nuevo: los americanos reemplazaban a los alemanes pero las víctimas, los judíos, eran las mismas. Pensaba, ¿qué demonios hacemos en esta prisión? ¿Es que no somos libres? ¿No hemos sido liberados?”

“La vida en Hansecke no era difícil, ni era peligrosa. Aún así era miserable allí. La peor parte era el aburrimiento. No había nada para hacer, sólo estar parados en colas interminables para recibir las raciones de comida. Hacíamos la cola, recibíamos la comida y regresábamos a comer en nuestro cuarto. Ese era el resumen de actividades de un día normal.” (Lala’s Story: A Memoir of the Holocaust, pp. 305, 307)

Lala conoció en el campo al rabino Morris Fishman, a quien el Joint nombró encargado del sitio, y ambos se casaron.
El campo de personas desplazadas de Hasenecke funcionó hasta principios de los años cincuenta. La mayoría de los sobrevivientes que residieron en el campo emigraron a los Estados Unidos o a Israel.

Archivo fotográfico de Yad Vashem, 1486/302

Noviembre de 1947

Una manifestación sionista en un campo de personas desplazadas en Landsberg, Alemania

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial miles de judíos que habían sufrido los horrores del Holocausto aspiraban a abandonar Europa y reconstruir sus vidas en otro lugar. Ninguno de ellos tenía adonde ir. Por lo tanto se concentraron en campos de personas desplazadas situados en las zonas controladas por los Aliados en Europa. A fines de 1946 había aproximadamente 250.000 desplazados judíos; 180.000 en Alemania, 45.000 en Austria y 20.000 en Italia. La necesidad de mantener campos de desplazados disminuyó con el establecimiento del Estado de Israel. Cerca de dos tercios de los desplazados emigraron a Israel; el resto a los Estados Unidos y otros países.

Archivo fotográfico de Yad Vashem, 1486/612

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s